domingo, 26 de octubre de 2014

Lía Méndez junto a Agustín Rossi en panel “Paz y No-Violencia: un tema de Políticas Públicas”




Autor : Iván Novotny Fecha: 26 octubre 2014 In: Comunicados De Prensa, Paz Y Desarme, Sudamérica

Comisión Paz y No-Violencia

En el marco de la Comisión de Paz y No-Violencia del Consejo Consultivo de la Sociedad Civil (CCSC) de Cancillería, tendrá lugar este lunes 27 de octubre el panel “Paz y No-Violencia: un tema de Políticas Públicas” donde expondrán el ministro de Defensa, Agustín Rossi; el embajador Oscar Laborde, coordinador General del CCSC, y la coordinadora de dicha comisión y referente del Partido Humanista, Lía Méndez. La charla, que se realiza en el salón San Martín de la Escuela de Defensa Nacional (EDENA) ubicada en Maipú 262 (CABA) a las 16, es celebrada con motivo del Día Internacional de la No-Violencia, instituido por la ONU.

En referencia a la construcción del espacio de la Comisión que preside, Lía Méndez manifestó: “Aspiramos a que sea un ámbito participativo para todas las organizaciones comunitarias, sindicales, organismos no gubernamentales, universidades, movimientos sociales, políticos y culturales, cooperativas y entidades intermedias, con el objetivo de la formulación de propuestas y actividades en torno a dos temas fundamentales: La Paz y la No Violencia”.

“Nos parece urgente y necesario trabajar y esclarecer a otros sobre la violencia en todas sus formas, física, de género, sicológica, religiosa, económica, y simultáneamente movilizar al medio, a través de propuestas concretas, difundiendo la No Violencia, como una metodología de acción, capaz de impulsar y transformar situaciones personales y sociales”, agregó la ex legisladora humanista.

La Representación Especial para la Integración y la Participación Social (REIPS) coordina las actividades del Consejo Consultivo de la Sociedad Civil (CCSC), que funciona en la Cancillería Argentina con el objetivo de generar un fluido intercambio de información entre funcionarios y representantes de la sociedad civil, en vista a fortalecer los procesos de integración regional en el marco del MERCOSUR y de toda América Latina.


Marcha Nacional de la Gorra


Este es el documento que se leyo ayer en la marcha nacional de la gorra, frente a la Policia Federa en Caba y el ministerio de Justicia, en la Plata ayer,en la marcha de la Gorra,Niun pibe menos,ni una piba menos!

A continuación, el documento difundido:

No hay registro de la cantidad de casos de abuso policial. Los pocos que pudo constatar el Registro Nacional de Casos de Tortura y/o Malos Tratos son 73 (entre diciembre de 2010 y septiembre de 2013). En 62 de los hechos las víctimas lograron individualizar a 278 victimarios ejerciendo violencia física, lo que da un promedio de más de 4 agentes por hecho.

Los jóvenes pobres padecen permanentemente el hostigamiento por parte de las fuerzas de seguridad. El marco de emergencia en la provincia de Buenos Aires agravó esta situación: en agosto difundieron cifras oficiales que hablaban de 394 “enfrentamientos” policiales en los que se registraron 137 “delincuentes” heridos y 85 muertos. No fueron inocentes hasta que se demostrara lo contrario, y nadie investiga estas situaciones. Los operadores judiciales suelen convalidar las versiones policiales, que ocultan sus abusos con el pretexto de “legítima defensa”. Hay pena de muerte para nuestros pibes. Hay impunidad para los culpables.

No son casos aislados: la institución policial legitima un clima de guerra contra un estereotipo de delincuente. “Mi cara, mi ropa y mi barrio NO son delito”, decía una campaña. Luciano Arruga era hostigado por la policía de su barrio, su hermana escuchó sus gritos bajo tortura en el Destacamento de Lomas del Mirador y ocultaron su cuerpo durante 5 años y ocho meses. Es la gota que rebalsa el vaso. Luciano es símbolo de una problemática social persistente, que debe ser sancionada.

Decimos BASTA.

NO SOMOS PELIGROSOS, ESTAMOS EN PELIGRO

miércoles, 15 de octubre de 2014

Lanier: “Los humanos somos más que máquinas”

El
informático, músico y escritor Jaron Lanier es considerado como pionero y agudo crítico del mundo digital. Ahora ha sido galardonado por su trabajo con el Premio de la Paz de los Libreros Alemanes.



Pocos han advertido de los peligros de la era digital como Jaron Lanier, dice Martin Schulz, el presidente del Parlamento Europeo. Su crítica no está cargada con pesimismo cultural, ni tampoco con odio a la tecnología, “él advierte desde la posición de un experto del mundo digital”. Sus posturas, libros, charlas y artículos son “realmente esclarecedoras”, por lo que merecidamente ha sido galardonado.

Jaron Lanier nació en Nueva York en 1960. Aprendió a los catorce años a programar y en 1983 desarrolló su primer juego de video. Trabajó para Atari, diseñó guantes de simulación virtual, cámaras e imágenes 3D para el cine. Enseña actualmente en la Universidad de Berkeley, en California, y trabaja como investigador para la Microsoft. Por sus creaciones y aportes ha recibido dos doctorados honorarios. Su último libro “¿Quién es dueño del futuro?” Es sin duda alguna unos de los referentes más importantes en la literatura de la crítica digital.


Lanier con Heinrich Riethmüller, de la Asociación de Libreros Alemanes.

El nuevo mundo

“Jaron Lanier describe como la ideología del Silicon Valley, la de un mundo tecnológico inteligente, se asemeja más a una nueva religión”, dice Martin Schulz. Un mundo inteligente en donde la red toma las decisiones, cuida de nosotros y se ocupa de nuestras relaciones sociales.

Según Lanier, añadido a los problemas globales de cambio climático, crecimiento demográfico y extremistas violentos, el mundo debe prestar atención a la supremacía de las grandes empresas digitales. Todo lo que aparentemente es gratis en la red, lo estamos pagando con nuestros datos, dice Lanier. Estos gigantes ganan miles de millones con el trabajo de los demás.

¿Desprotegidos en contra del mal?

Es alarmante que aquellos que controlen los grandes servidores de red, controlen también las reglas. Lanier describe a estos monopolios como “la red de espionaje global más grande de la historia mundial”, y como “el imperio de la manipulación de conductas”. Facebook regula, en gran medida, los patrones globales de las relaciones sociales, siendo incierto quien heredará tal poder y de cómo la humanidad se podrá proteger de un eventual abuso de este.


Lanier conmovió con su discurso.

Lanier, durante su discurso en Fráncfort, habló acerca del nazismo: los nazis son prueba de que una sociedad moderna y sensible son susceptibles al mal. “De ahí crece mi preocupación de que la red pueda funcionar como plataforma para nuevas formas de fascismo” agregó.

Jaron está convencido de que la pérdida gradual de la seguridad es hasta el momento la consecuencia más negativa de la tecnología, y advierte del peligro de tratar a las computadoras como artículos religiosos.

En una hegemonía tecnológica de sólo ingenieros y matemáticos no habría democracia. Y en contra de esto es por lo que lucha Jano Lanier; rescatar al individuo, y con este, su libertad.

viernes, 10 de octubre de 2014

Las historias de vida de los ganadores del premio Nobel de la Paz 2014

El jurado en Oslo, Noruega, le otorgó el galardón a la joven paquistaní Malala Yousafzai y al activista indio Kailash Satyarthi "por su lucha a favor del derecho a la educación de los niños".



Desde los 13 años, Malala Yousafzai trabaja como activista a favor del derecho a la educación de las mujeres, especialmente de las del valle del río Swat, donde el régimen talibán les prohibió que vayan a la escuela. Kailash Satyarthi, encabezó el movimiento para luchar con el trabajo infantil.

¿Quiénes son los ganadores del premio Nobel de la Paz 2014?

La joven paquistaní comenzó a tener notoriedad al escribir en un blog de la BBC, bajo el pseudónimo Gul Makai, en el cual contaba cómo era vivir bajo el régimen del Tehrik e Taliban Pakistan (TTP) y sus intentos de recuperar el control del valle, donde la ocupación militar los obligó mudarse a las zonas rurales.

En 2009, participó junto a su padre, Ziauddin Yousafzai, en un documental llamado "Pérdida de clases, la muerte de la educación de la mujer", que exhibía las dificultades que enfrentaban las mujeres para educarse en esas zonas.

En octubre de 2012, con sólo 14 años, fue víctima de un atentado en mano de un grupo talibán. Sorprendieron a la adolescente cuando estaba volvía de la escuela, en contra de la prohibición del régimen extremista que prohíbe que las mujeres estudien.

Mientras ella viajaba en un autobús que la llevaba a su casa, en la ciudad de Mingora, recibió un disparo en la cabeza. El motivo era claro a los ojos de todos: una joven mujer se había atrevido a reclamar y exigir el derecho a la educación de las niñas.

En una entrevista que le realizaron en The Daily Show, Malala impactó a toda la audiencia e incluso al periodista Jon Stewart al responder qué pensó cuando se dio cuenta que ella era un objetivo para los talibanes.

“Pensaba qué haría si pasara. Me respondía a mi misma, si viene lo golpearé con un zapato. Pero luego me decía, ʻsi lo golpeas con un zapato, no habrá diferencia entre tú y él. No debes luchar con otros a través de la crueldad y la violencia sino con el diálogo, la paz y la educaciónʼ. Entonces le explicaría lo importante que es la educación y que yo quiero educación para sus hijos y le diría: ʻeso es lo que quería decir, ahora haz lo que quierasʼ.

Actualmente, con sólo 16 años, Malala participa en un importantes foros intencionales del mundo, escribió junto a su papá su primera biografía "Yo soy Malala" y ahora demás, es la ganadora del premio Nobel de la Paz 2014.

"No debes luchar con otros a través de la crueldad y la violencia sino con el diálogo, la paz y la educación".

Por su parte, Kailash Satyarthi, es el presidente de la Marcha Global contra el Trabajo Infantil, la cual organiza manifestaciones para denunciar el trabajo en condiciones de semiesclavitud de los niños indios en las fábricas.

Incluso, en 1998, lideró una movilización civil contra la explotación infantil que reunió a 7,2 millones de personas e impulsó la creación de la ONG que preside.

Además de luchar por el derecho a la educación de los niños, Kailash propone combatir la explotación infantil, por lo que denuncia públicamente a las empresas y talleres que utilizan a niños vendidos por sus padres.

El arduo trabajo del premio Nobel de la Paz 2014 intenta concientizar a los consumidores tanto en India como en el resto del mundo para que no consuman productos fabricados con trabajo infantil.

http://www.infonews.com/permalink/166581

lunes, 29 de septiembre de 2014

Un ejército de “mariposas” para frenar la violencia contra las mujeres en Colombia

Bogotá- Autor :
Fecha: 29 septiembre 2014

red_mariposas-buenaventura-colombia-premio_nansen_EDIIMA20140928_0237_14
Coordinadoras de la Red Mariposas de Alas Nuevas Construyendo Futuro, ganadoras del Premio Nansen para los Refugiados 2014 / Fotografía: ACNUR/ L.Zanetti
La Red Mariposas de Alas Nuevas Construyendo Futuro recibe este lunes en Ginebra el Premio Nansen para los Refugiados de ACNUR.
Más de un centenar de afrocolombianas arriesga su vida para denunciar y proteger a las sobrevivientes de violencia sexual y desplazamiento forzado en Colombia.
“Lo que hacemos es por todas las mujeres, por las vivas y por las muertas”, dicen a eldiario.es Gloria Murillo, Maritza Cruz y Mery Medina.
Por Maribel Hernández para Desalambre
No tienen más armas que su voz y la envergadura de su cuerpo. Con ellas, Gloria Murillo, Mery Medina y Maritza Cruz han ido construyendo puerta a puerta, dolor tras dolor, una viva red de mujeres de base que reclaman dignidad y derechos en una de las ciudades colombianas más azotadas por la violencia: Buenaventura. Un trabajo de años y tesón frente a múltiples amenazas, que ha transformado la vida de más de un millar de mujeres y que ha traído a estas tres dinamizadoras de la Red Mariposas de Alas Nuevas Construyendo Futuro hasta Ginebra donde, este lunes, van a recoger el Premio Nansen del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), el más importante de los que otorga este organismo.
Situada en la costa pacífica, Buenaventura es un territorio en constante disputa. Guerrillas y grupos paramilitares han competido desde hace décadas por el control de estas tierras estratégicas cuyo puerto registra el 60% de las entradas y salidas de mercancía del país, según el CODHES. La ciudad es un corredor por el que se mueven bienes, armas y drogas. Además, es uno de los lugares con una de las mayores tasas de violencia y desplazamiento interno forzado, consecuencias del conflicto armado colombiano que afectan especialmente a las mujeres.
El 86% de la población de Buenaventura es afrodescendiente y de ella, el 42,5% ha sido desplazada por el conflicto. Con una tasa de pobreza del 80%, las mujeres afrocolombianas de esta ciudad costeña son particularmente vulnerables. Según el ACNUR, solo en el primer semestre de 2014 han sido asesinadas 11 mujeres en Buenaventura, tres de ellas descuartizadas, una cifra que supera el total de 2013. En este contexto surgió la Red Mariposas de Alas Nuevas Construyendo Futuro hace ahora cuatro años.
Buenaventura es un corredor estratégico del contrabando de bienes, armas y drogas / Fotografía: ACNUR/L.Zanetti
Buenaventura es un corredor estratégico del contrabando de bienes, armas y drogas / Fotografía: ACNUR/L.Zanetti
Gloria, Mery y Maritza están sentadas en uno de los salones de la sede de ACNUR, en la capital suiza, desde donde conversan por videoconferencia con eldiario.es. Su timidez inicial no oculta la fortaleza de estas tres mujeres que, en todo momento, repiten que ellas no son más que representantes de las integrantes de esta organización, de todas las que se han quedado en Colombia.
“Al principio nos llamábamos Red Mariposas de Alas Rotas –comienza a contar Mery Medina-, rotas porque es así como llegaban las mujeres a nosotras, llenas de tristeza, de mucho dolor, había mucho llanto en los grupos”. Pero pronto se dieron cuenta de que debían cambiar de nombre, como si debieran acercarlo un poco más al que, paradójicamente, lleva el lugar donde viven, Buenaventura. “La mariposa sale de su oruga, renueva su piel, su estructura, sale a volar en una vida nueva, una esperanza nueva y eso somos nosotras. Después de tanto dolor nos renovamos y salimos a encontrarnos con una vida nueva”, explica.
“En Buenaventura hay unas fronteras invisibles. Los niveles de violencia son muy altos por el narcotráfico y la acción de los grupos armados ilegales, por la destrucción, la pobreza y nosotras, las mujeres, somos las más afectadas por esto”, afirma Maritza. Ella misma creció en una familia marcada por la pobreza y el maltrato y no duda en ponerse como ejemplo de lo que hacen las Mariposas por las mujeres. “Yo había sido maltratada años atrás hasta que un día la compañera Gloria me invitó a conocer la red y fue gracias a ellas por lo que yo me sentí capaz de hablar y de expresarme”. Hoy Maritza es la responsable del posicionamiento político y lidera talleres de derechos humanos en el barrio donde vive, Vista Hermosa, desde los que se ha convertido en inspiración, repitiendo con otras el mismo proceso que ella vivió. “El efecto multiplicador”, dice.
De izquierda a derecha, Maritza Cruz, Gloria Murillo y Mery Medina, dinamizadoras de la Red Mariposas / Fotografía: ACNUR
De izquierda a derecha: Maritza Cruz, Gloria Murillo y Mery Medina, dinamizadoras de la Red Mariposas / Fotografía: ACNUR

Frente al silencio, el comadreo

La historia de Maritza es similar a la de muchas de las más de mil mujeres a las que han ayudado las Mariposas. Según un informe del Consejo Noruego para los Refugiados, las habitantes de Buenaventura “son más susceptibles de ser víctimas de violencia sexual debido a la combinación de la cultura patriarcal, género, racismo, pobreza y conflicto armado”. Sobrevivientes del desplazamiento, de la violencia doméstica o sexual, esposas o madres de asesinados o desaparecidos, estas mujeres son portadoras de un trauma que suele cicatrizar en forma de silencio.
Es precisamente ese silencio, estrategia de supervivencia pero también perpetuador de la impunidad de los abusos que han sufrido, el primer muro que tratan de derribar las Mariposas. Para ello, son maestras en una de las tradiciones de su cultura afrocolombina: el comadreo.
Gloria, fundadora de la red en 2010, es una comadre nata. “Nuestro objetivo último es visibilizar la violencia que sufren las mujeres de Buenaventura pero eso es al final de proceso”, puntualiza. “Lo importante es que las mujeres salgan de su dolor, que aprendan que no son culpables, que hay una ley que las protege. Las comadres solamente les decimos que estamos aquí para acompañarlas, para ir donde quieran ir, pero las decisiones las toma la persona de acuerdo con su capacidad de irse sanando porque cuando uno está enfermo no escucha, no ve”, relata Gloria, responsable de sensibilización comunitaria en la red.
A su lado, Mery destaca algunos de los valores del comadreo: “es importante la confianza entre las comadres, tú te reúnes con la otra persona, ella te cuenta lo que le pasa, sus tristezas, sus alegrías, sus ilusiones y proyectos, siempre desde el respeto, el acompañamiento, el afecto mutuo y el secreto, porque lo que se cuenta a una comadre queda entre ellas dos”.

“Me amenazaron con una pistola y me fueron violando uno por uno”

Así, comadre a comadre, las 120 voluntarias y 22 coordinadoras de las Mariposas, siguiendo el ejemplo de Gloria, Mery o Maritza, han ido “despertando” a las mujeres. En sus talleres, encuentros y marchas, las buenaventureñas han adquirido progresivamente conciencia de sus derechos y reunido el valor suficiente, en muchos casos, para denunciar lo que les ha sucedido. Una de ellas es Luz Dary Santiesteban.
Luz abandonó su aldea, Punta Ardita, en el Chocó colombiano, en noviembre de 1995, cuando llegaron los combates y buscó refugio en Buenaventura dejando todo atrás, como los 5,7 millones de desplazados por el conflicto en Colombia, el segundo país del mundo con mayor número detrás de Siria, según el Observatorio para el Desplazamiento Internto ( IDMC). Luz se vinculó al colectivo Madres por la Vida, que apoya a los familiares de desaparecidos y se convirtió en una activista por los derechos humanos en su barrio, La Gloria, una zona empobrecida a las afueras de Buenaventura. Un día de 2004, cuatro paramilitares entraron en su casa.
“Agarraron a una de mis hijas, que en aquel momento tenía 10 años. Querían violarla. Les dije que hicieran conmigo lo que quisieran, pero que no tocaran a mi hija. Tenía que defenderla. Ellos empezaron a reírse. Me pusieron una pistola en la cabeza y me fueron violando uno por uno. Se llevaron mi dignidad. Ellos dijeron que mi trabajo como líder comunitaria estaba despertando a la gente de la comunidad. Me dijeron que parara y me callara. Yo no fui la única mujer violada en La Gloria”, ha contado a ACNUR.
Luz Dary Santiesteban fue violada en 2004 pro cuatro paramilitares. Guardó silencio durante seis años y denunció gracias a la Red Mariposas / Fotografía: ACNUR
Luz Dary Santiesteban fue violada en 2004 pro cuatro paramilitares. Guardó silencio durante seis años y denunció gracias a la Red Mariposas / Fotografía: ACNUR
Tras la agresión sexual, Luz fue abandonada por su marido y durante seis años calló. No dijo nada de lo que le había sucedido por temor a represalias y por el estigma que conlleva el hecho de ser violada. Su silencio solo se rompió tras asistir a los talleres de la Red Mariposas. Afirma que la ayudaron a encontrar el valor de denunciarlo: “A través de la red me he hecho más fuerte y he aprendido a valorarme. Me ha dado el valor para alzar la voz. Cuando denuncié el crimen fue como quitarme un cáncer que me había estado consumiendo”.
Para Luz y para mujeres como Benedecia Benancia, que huyó de la violencia en el valle del Cauca para encontrar más violencia en Buenaventura; o como María Victoria Liu, que hace quince años abandonó la comunidad de Triana con sus seis hijos, una semana después de que asesinaran a su marido delante de tres de ellos, la pertenencia a la Red Mariposas es también un antídoto contra la soledad. De estos vínculos entre iguales acaba surgiendo la fuerza para afrontar las propias historias.
“Vivimos en un contexto de machismo, y es ahí donde trabajamos. Las mujeres estamos despertando y estamos diciendo ‘hasta aquí, ya fue suficiente, yo tengo unos derechos y los voy a hacer repetar’. Es una forma de desafiar ese machismo y de fortalecer a estas mujeres”, destaca Mery. Para ella, el Nansen es “un reconocimiento real a que cuando las mujeres nos unimos podemos hacer grandes cosas, que cuando se nos mete algo en la cabeza, lo logramos”.
El día que les comunicaron que eran las ganadoras estaban reunidas con las 22 coordinadoras en un taller de autocuidado. “En eso llegó la jefa de la oficina de ACNUR acá y nos dijo que el director quería decirnos algo. Colocó el altavoz del teléfono y nos dice: ‘Chicas, ustedes son las ganadoras del Premio Nansen’. Hubo gritos, saltos, abrazos y lágrimas, pero de alegría”, recuerda Mery.
Para Gloria, el galardón, dotado de 100.000 dólares, garantiza la supervivencia de las Mariposas. “Es poder legar, dejar en herencia a las futuras maripositas el compromiso de que vale la pena apostarle a seguir construyendo una vida distinta”, afirma.
Sin embargo, ser Mariposa en Buenaventura no siempre es fácil. Las amenazas forman parte del día al día. Pese a su larga experiencia, Gloria confiesa haber sentido miedo: “es verdad que es peligroso, mis hijas, mi familia a veces me dicen que no me meta en tanto lío, que si mira cómo mueren, qué vas a hacer a tal parte, cuidado, cállate… Un día tengo miedo pero al siguiente, cuando veo que se puede ayudar, sigo y sigo”.
Marizta también ha sentido miedo en alguna ocasión pero asegura con convencimiento que no piensa renunciar a sus alas. “¿Desistir del proceso? Eso nunca. No lo estamos haciendo para nosotras sino para todas, para las que están y para las que no están, las que han muerto por la causa de ayudar a otras mujeres. Lo hacemos por las vivas y por las muertas”.

http://www.pressenza.com/es/2014/09/ejercito-mariposas-para-frenar-violencia-contra-las-mujeres-en-colombia/

Un mundo no violento es posible



Simbolo musical
Foto: Pía Argimon
Hace hoy exactamente treintaitrés años, Silo[1], ante una atenta y gozosa asistencia en el Pabellon de Deportes de Madrid, exclamó:
sin fe interna hay temor, el temor produce sufrimiento, el sufrimiento produce violencia, la violencia produce destrucción; por tanto la fe interna evita la destrucción.
En homenaje al natalicio del Mahatma Gandhi (ocurrido un 2 de Octubre de 1869) se celebra en pocos días más el Día internacional de la No violencia. Cientos de miles de humanistas alrededor del globo celebran y anuncian la posibilidad de un futuro no violento mediante múltiples acciones en diferentes lugares y culturas.
Sin embargo, vemos también con preocupación cómo la destrucción continúa mortificando a nuestra especie, ensañándose con las víctimas de guerras letales, de un feroz sistema económico, de mandatos religiosos cargados de crueldad, de una insensible discriminación, todas ellas formas de la absoluta insensatez de negar la humanidad en otros.
Aquellas palabras de Silo que proclaman un modo de evitar la destrucción, merecen entonces un poco de atención.
Al parecer, la clave de aquella orientación está dada por la nefasta acción del temor y la posibilidad de su superación. ¿Y cómo es que ese temor se instala en nosotros? Por carencia de fe interna, sugiere el texto.
Detengámonos en este punto un instante y acaso se abra ante nuestros ojos una perspectiva diferente. ¿Cómo interpreto esto? ¿Acaso no creo que éste es un defecto personal, que esa fe interna me falta sólo a “mí” – seguramente por algo que no he hecho bien o simplemente no he llevado a cabo? Esta modalidad culposa e ingenuamente personalizada del tema, lejos de conducir a la extinción del temor, lo fortalece.
¿Qué es lo que produce entonces esa falta de fe en uno mismo? Nuestra intención es mostrar brevemente, cómo ésta es producto del mundo social e histórico en el que vivimos junto a una equívoca elección propia.
Observemos unos pocos aspectos del sistema que tienen en el temor su piedra basal.
En el orden de las relaciones internacionales, vemos cómo los países acumulan sofisticadas armas y forman a muchos de sus ciudadanos en el detestable oficio de matar a otros. Todo ello con el argumento de defenderse. Cómo está a la vista, la seguridad que promete ese falso esquema se ha evaporado casi por completo. Pero el punto está en que se cree que poseer armamentos y fuerza militar supone una amenaza para supuestos antagonistas. Se quiere intimidar a posibles rivales, díscolos disconformes o simplemente a millones de inocentes sobre los que pende esa mortal espada de Dámocles. Lo que se quiere lograr entonces con ello es miedo.
Veamos ahora la Ley. Quien no respeta la convención, recibirá un castigo. Se instala en la conciencia de los ciudadanos que la punición es inherente a la Justicia. No hay reparación posible para el ofendido, sino sólo venganza larvada. Que la multa, la reclusión, el dolor del otro y hasta su muerte, purguen el error. Queda expuesto así el objetivo de todo el sistema legal actual, que no es otro que aterrorizar a sus ciudadanos, para que cultiven la obediencia a tan buenas costumbres.
¿Y qué del modo habitual en que se nos educa? Simple. Al desobediente, penas, correctivos, suspensión. El que no coopere repitiendo de memoria los mantras impresos en libros que jamás volverá a recordar en toda su vida, obtendrá su merecido con ejemplarizantes y denigrantes calificaciones. Por si fuera poco, se lo forzará a la repetición. Al entonces repitente, una vez quebrado por la fatiga y el malestar surgido de un honestísimo desinterés, se le ofrecerá como salida de honor la definitiva exclusión de tan amable esquema. Por tanto, bien vale que os esforcéis, so pena de la ignominia generalizada.
Por último, algunos de los principales cultos religiosos, exponen la necesidad trascendente de sus fieles a una disyuntiva feroz. Ora cumplir los indiscutibles mandatos de un inescrutable dios, llevando una vida de virtud o padecer tormentos enormes en sus distintas variantes imaginativas. Dolorosos infiernos, ciclos repetitivos de sufrimiento, demoníacas persecuciones o la simple extinción en una nada final, son algunas de las magníficas posibilidades de un extenso catálogo que nos ha sido mostrado ya durante siglos. Así es que mejor Usted, haga lo que decimos, porque si no…
Sin duda que algo de todo este temor inoculado por centurias ha hecho mella en nosotros. No hay duda entonces que, sin una atenta mirada sobre el asunto, la velada o manifiesta agresión a nuestra imaginación surtirá efecto.
Pues bien, no creemos ni queremos ese temor. Nos negamos a cooperar, le hacemos un burlón y desafiante vacío a tales amenazas. ¿De qué trata entonces aquella fe interna a la que se hace referencia como sinónimo de renovada condición hacia un mundo no violento?
Si logras fe en ti mismo y en lo mejor de quienes te rodean, fe en nuestro mundo y en la vida siempre abierta al futuro, empequeñecerá todo problema que hasta hoy te pareció invencible.” escribe el mismo Silo en su libro Humanizar la Tierra.
El consejo aquí sí está dirigido a cada uno, mostrando la posibilidad de una elección que implique una dirección positiva y evolutiva en la vida personal, interpersonal, social y, en definitiva, existencial.
Situado en esa actitud, puedo sentir sin dificultar cómo la emoción se expande, desterrando definitivamente la inquietud y el temor. Por esa vía, comprendo rápidamente cómo la propia vida se puede construir con afecto e intención, realimentando una vez más el circuito de modo creciente.
Las otras personas, se convierten entonces en aliados, en posibles amigos y acaso cómplices benignos de un magnífico proyecto: Humanizar la Tierra. O lo que es lo mismo, ayudar a transformar en la sociedad y en nuestra interioridad, todos los restos de prehistoria que impidan el surgimiento de un ser humano libre de contradicción. Un ser humano alegre, fuerte, sabio y bondadoso en condiciones de compartir su felicidad con todos los demás.
La especie humana tiene un propósito profundo y liberador que, ciertamente, no ha de quedar recluido en la prisión del temor, el sufrimiento, la violencia y la destrucción.
De este modo, celebramos con aquella alegría proveniente del futuro querido, este simbólico día de la No Violencia, haciendo propia la poesía de nuestro maestro Silo:
Es la fe en nuestro destino, es la fe en la justicia de nuestra acción, es la fe en nosotros mismos, es la fe en el ser humano, la fuerza que anima nuestro vuelo.
A festejar entonces la posibilidad de participar de la construcción de un mundo más humano y no violento. Estamos todos convocados.
(como contribución a la Campaña mundial de la iniciativa Espacios No violentos #‎diadelanoviolencia #‎nonviolenceday )


[1] Creador de la corriente de pensamiento conocida como Nuevo Humanismo, fundador del Movimiento Humanista e inspirador de la espiritualidad de la que se nutren las comunidades agrupadas en torno a su Mensaje.
Javier Tolcachier es un investigador perteneciente al Centro Mundial de Estudios Humanistas, organismo del Movimiento Humanista.

martes, 23 de septiembre de 2014

Emma Watson y su discurso feminista en la ONU


[VIDEO] Emma Watson y su discurso feminista en la ONU
La actriz británica Emma Watson dio un discurso en las Naciones Unidas en calidad de “embajadora de buena voluntad para las mujeres” de la ONU. Allí lanzó la campaña HeForShe que busca generar conciencia sobre la igualdad de género a nivel mundial. Su discurso sorprendió por su solidez y generó aplausos en el público.
Mundialmente conocida como Hermione Granger en las películas de Harry Potter, Emma Watson, de 24 años, dio toda una lección este domingo en las Naciones Unidas. En el lanzamiento de la campaña HeForShe de la ONU, que apunta a concientizar sobre la igualdad de género, dio un sorprendente discurso donde se reconoció a sí misma feminista y llamó a hombres y mujeres del mundo a hacerlo.
“Yo nací en el Reino Unido y creo que es justo que me paguen lo mismo que a mis compañeros varones. Creo que es lo debido que yo pueda tomar decisiones sobre mi propio cuerpo y que las mujeres sean parte de las políticas y decisiones que afectarán a mi vida. Creo que, socialmente, merezco el mismo respeto que un hombre. Pero, lamentablemente, puedo decir que no existe un solo país en el mundo en el que todas las mujeres puedan ver estos derechos cristalizados. Ningún país en el mundo puede decir que ha alcanzado por completo la igualdad de género”, sostuvo en una parte de su discurso.
A continuación les dejamos el video y la transcripción completa de las palabras de Emma Watson.

“Fui nombrada embajadora de buena voluntad de la ONU hace seis meses y he descubierto que mientras más hablo del feminismo, más caigo en cuenta de que luchar por los derechos de las mujeres es para muchos sinónimo de odiar a los hombres. Y si de algo estoy segura es de que esto tiene que terminar. Para el registro, feminismo, por definición, es creer que tanto hombres como mujeres deben tener iguales derechos y oportunidades. Es la teoría política, económica y social de la igualdad de sexos.
Me empecé a cuestionar sobre la igualdad entre los géneros hace mucho tiempo. A los ocho años, por ejemplo, me preguntaba por qué me llamaban mandona por querer dirigir una obra para nuestros padres cuando a los chicos no les decían lo mismo. A los 14, (cuando ya trabajaba en el cine), comencé a ser sexualizada por ciertos grupos de la prensa. A los 15, mis amigas rechazaban unirse a equipos deportivos para no parecer masculinas. A los 18, mis amigos varones eran incapaces de manifestar sus sentimientos. Entonces decidí que era feminista.
Esto no parecía complicado para mí, pero mis investigaciones recientes me han demostrado que feminismo se ha vuelto una palabra poco popular. Las mujeres han decidido no identificarse como feministas por que, aparentemente, ante los ojos de otros, esta expresión las hace ver agresivas, anti- hombres y hasta poco atractiva. ¿Por qué se ha convertido en una palabra incómoda?
Yo nací en el Reino Unido y creo que es justo que me paguen lo mismo que a mis compañeros varones. Creo que es lo debido que yo pueda tomar decisiones sobre mi propio cuerpo y que las mujeres sean parte de las políticas y decisiones que afectarán a mi vida. Creo que, socialmente, merezco el mismo respeto que un hombre. Pero, lamentablemente, puedo decir que no existe un solo país en el mundo en el que todas las mujeres puedan ver estos derechos cristalizados. Ningún país en el mundo puede decir que ha alcanzado por completo la igualdad de género. Estos derechos, que yo considero derechos humanos, no son para todas… soy una de las pocas afortunadas.
Me considero privilegia porque mis padres no me quisieron menos por haber nacido mujer y porque en mi escuela no me limitaron por serlo. Mis mentores (en la actuación) no asumieron que yo llegaría menos lejos por la posibilidad de que en algún momento me convierta en madre. Y estas son las influencias que me han hecho la persona que soy hoy. Ellos pueden no saberlo pero ellos son los embajadores de igualdad que están cambiando el mundo. Necesitamos más como ellos. Y si todavía odias la palabra feminismo, te diré que no es la palabra lo importante. Es la idea y la ambición que hay detrás, porque no todas las mujeres tienen los mismos derechos que yo tengo hoy. En realidad, estadísticamente, muy pocas los tienen.
En 1997, Hillary Clinton dio un famoso discurso en Beijing sobre los derechos de las mujeres. Lamentablemente, aquellas cosas que ella deseaba cambiar en esa época son hoy todavía una realidad. Menos del 30% de los que le oían eran varones. ¿Cómo podemos esperar un cambio cuando la mitad de ellos está invitado a participar de la conversación?
Hombres, me gustaría tomar esta oportunidad para hacerles llegar una invitación formal. La igualdad de género también es tu problema. Hasta la fecha, veo como el rol de mi padre es valorado menos por la sociedad pese a que ha sido igual de importante en mi vida que mi madre. También he visto a hombres aguantando el dolor de una enfermedad mental por miedo a pedir ayuda porque eso los hará ver menos masculinos. De hecho, el suicidio en el Reino Unido es lo que más hombres mata. Los he visto asustados de lo que se les indica que es el éxito para un varón porque los hombres tampoco tienen los beneficios de la igualdad.
No hablamos sobre hombres encarcelados por los estereotipos de su género, pero allí están. Si al hombre no se le hace creer que tiene que ser agresivo, la mujer no será sumisa. Si al hombre no se le enseña que tiene que ser controlador, la mujer no será controlada. Ambos. Hombres y mujeres deben sentirse libres de ser fuertes. Es hora de que veamos a los géneros como un conjunto en vez de como un juego de polos opuestos. Debemos parar de desafiarnos los unos a los otros. Ambos podemos ser más libres y de esto es de lo que se trata la campaña: de libertad.
Quiero que los hombres se comprometan para que así sus hijas, hermanas y madres se liberen del prejuicio y también para que sus hijos se sientan con permiso de ser vulnerables, humanos y una versión más honesta y completa de ellos mismos.
Ustedes deben pensar: ¿Quién es esta chica de “Harry Potter” y qué hace aquí en la ONU? Pues es una muy buena pregunta, yo también me la he estado haciendo. Pero todo lo que sé ahora es que, realmente, me interesa este problema y quiero ayudar a que las cosas mejoren. Habiendo visto lo que he visto y teniendo la oportunidad de hacer algo para cambiarlo, es mi responsabilidad decir algo.
Edmund Burke decía que todo lo que se necesita para que triunfe el mal es que los hombres buenos y las mujeres buenas no hagan nada.
En mi nerviosismo por este discurso… en mis momentos de duda me digo firmemente: “Si no soy yo, ¿quién? Si no es hoy, ¿cuándo? Si tienes dudas cuando se te presenta una oportunidad, espero que estas palabras te sean útiles. Porque la realidad es que si no hacemos nada hoy, van a tener que pasar 75 años o quizás 100 para que una mujer pueda esperar recibir el mismo salario que un hombre por el mismo trabajo. Más de 15 millones de niñas serán forzadas a casarse en los próximos 16 años y, al mismo ritmo, no será hasta el 2086 que las mujeres de las áreas rurales de África puedan ir a la escuela secundaria.
Si crees en la igualdad, debes ser uno de esos feministas de las que hable poco antes y por eso yo te aplaudo. Para hacer el cambio necesitamos estar unidos y las buenas noticias son que ahora tenemos una organización unida. Te invito a que te dejes ver y que te preguntes: Si no soy yo, ¿quién? Si no es hoy, ¿cuándo? Muchas gracias”.

http://notas.org.ar/2014/09/23/video-emma-watson-feminista-onu-heforshe/